Cosas, personas y la animalidad humana

Usualmente en sociología, y esto es válido para otras ciencias sociales y para las humanidades, lo más habitual resulta pensar en los seres humanos como des-biologizados: el hecho que son seres culturales hace que no exista tal cosa como determinismo biológico ni nada de eso. He criticado dicha postura en otras ocasiones, y todavía no acierto a pensar por qué las ciencias sociales como proyecto habrían de depender en ella. No es ese el objetivo de esta entrada.

Más bien es anotar otra dimensión de la discusión. Porque no deja de ser común que este llamado a separar lo humano de lo natural se basa, en cierta medida, en una búsqueda y defensa de la dignidad de los seres humanos. Que naturalizarlos es tratarlos como cosas, y al tratarlos como cosas se pierde el valor de lo humano.

Y sin embargo, mirados como animales los seres humanos resultan bastante más impresionantes que si son observados como la encarnación de la razón (por decir algo). De una especie animal, resultado del azar de la historia biológica, no deja de ser maravilla que, por ejemplo, realice de forma muy natural y permanente la operación de representarse lo que no es: Desde el contar ficciones a armar planes a futuro (y a veces de muy largo plazo) todo ello depende de esa capacidad inaudita de pensar en lo que no es y no solamente en aquello que es. O pensemos no sólo en lo que permite toda su habilidad manual, en la capacidad de tomar cosas y manejarlas con precisión, o incluso de arrojar cosas con precisión -lo que transforma a los seres humanos en una de las especies más amenazantes posibles. Y así con tantas otras cosas. Ninguna de ellas requiere pensar en los seres humanos como una especie separada del resto, como si su humanidad lo hiciera menos animal; del mismo modo que reconocer la agudeza visual de un águila o el uso de electricidad por otras especies no lo hace.

Pensados en cambio como razón que camina en el mundo, los seres humanos aparecen siempre en falta. Es cosa de observar tantos estudios y análisis de racionalidad limitada -que muestran a los seres humanos siempre con sesgos y fallas, en vez de ser seres raciocinadores sin mácula. Pensado como proceso natural, en cambio, las capacidades de los seres humanos resultan sorprendentes.

Se puede retrucar que todo eso está muy bien, pero sigue sin reconocer lo esencial: Que tratado como una cosa del mundo, por más interesante que sea esa cosa, no permite reconocer el valor de lo humano. Que el fundamento de toda moral, de toda actitud aceptable en el mundo, está en el deber de reconocer a la persona como persona (de tratarlos como fines y no como medios para usar otra literatura). Y uno diría que sí eso está bien, pero ¿por qué pensar que la cosa no puede ser persona? Reconocer algo como con valor moral es precisamente una de nuestras capacidades, una que tiene bases en nuestra animalidad (en el hecho que somos seres inherentemente sociales). Y quizás resulte más adecuado expandir el ámbito de lo que no puede ser tratado como cosa. Quizás, al final, poco es lo que resulta meramente una cosa en ese sentido.

Bookmark the permalink.

2 Comments

  1. Yo creo que esta idealización del ser racional, que lo distinguiría radicalmente de todas las demás especies naturales, es algo utilitario.

    Muy útil, porque nos permite, sin escrúpulos ni frenos morales, comernos otras especies animales, matar ratones, cucarachas, microbios, pescar por deporte, etc. Nada mejor para la supervivencia propia que sentirnos especiales y muy superiores a todos los demás.

  2. En sociología debería haber al menos un ramo de biología evolutiva. Creo que todas las ciencias sociales tienen, menos la sociología. Esto como para ir desarmando o, al menos, cuestionando el paradigma de la “construcción social”, que es lo que uno se encuentra cuando habla con sociólogos.

    En economía (que yo conozco más de cerca y que incluyo entre las cs. sociales) no hay biología, pero la manera en que se comprende la racionalidad no es muy distinta de lo que usualmente se llama “instinto”. Es una razón súper estrecha, enfocada en una meta. Con esa idea de racionalidad, un tigre comiéndose una gacela pasa por racional.

    La cosa es que una ciencia debería en primer lugar describir, no prescribir. Y muchas veces, creo, los sociólogos se saltan lo primero y pasan directamente a lo segundo. En vez de hacer investigación, nos recomiendan cómo deberíamos portarnos unos con otros y la respuesta es casi siempre la misma: seguir al viejo cartucho y mamón de Kant.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *